Cómo improvisar en tu instrumento musical

 La improvisación musical

Tocar un instrumento musical trae una gran satisfacción personal. La mayoría de personas comenzamos aprendiendo canciones sencillas o bien, nuestras melodías favoritas. Sin embargo, hay un siguiente nivel en la expresión musical con nuestro instrumento: la improvisación.

Improvisacion

¿Qué es la improvisación musical?

Improvisar significa crear melodías nuevas de forma espontánea. La improvisación es una habilidad importante para los músicos, pues muchas veces la música requiere de momentos en donde los músicos creen ideas musicales de manera espontánea.

Esto depende mucho del género musical. Por ejemplo, en casos como el blues, rock o jazz, la improvisación juega un papel fundamental, pues estos estilos se basan en la inspiración y habilidad de los músicos para crear "solos" improvisados.

En otros estilos musicales la improvisación no es tan crucial y, de hecho, muchas veces prohibida. Como es el caso de la música de concierto o "clásica", en la que el músico debe sujetarse a tocar únicamente lo escrito en la partitura.

¿Cómo empezar a improvisar?

Saber improvisar requiere de varios puntos importantes. Veamos cuáles son.

Técnica del instrumento

Para poder improvisar es necesario saber generar un buen sonido en nuestro instrumento musical. Algunos instrumentos, como el piano o el órgano, no presentan mucha dificultad para generar sonido. Simplemente debemos pulsar las teclas y el sonido se generará sin problemas de afinación o tono.

Sin embargo, la mayoría de los demás instrumentos requieren de una buena dosis de técnica y práctica para poder generar un buen sonido. En casos como el saxofón, trompeta, violín, flauta, guitarra, etc. no es suficiente con conocer las notas, es necesario usar la técnica correcta para poder emitir un sonido claro y agradable. Esto será el resultado de un buen tiempo de práctica, que pueden ser semanas o meses. 

Es difícil empezar a improvisar si ni siquiera se puede generar un sonido adecuado, por lo que este primer requisito es esencial.

Conocimientos de armonía

Otro requisito importante para improvisar es tener conocimientos de armonía. La armonía estudia la relación entre las notas musicales y esto nos ayuda a saber cuáles notas podemos combinar entre sí y cuáles no.

A través de la armonía podemos conocer escalas y acordes que nos servirán como base para una improvisación. En este sentido, existen diversas escuelas sobre la enseñanza de la armonía, como la armonía tradicional o "tonal", que es la empleada en la música de concierto o clásica; así como la armonía "moderna", que está más enfocada al jazz y géneros populares.

En este sentido, la armonía moderna suele ser una herramienta más práctica para aplicarse en la improvisación musical, sin embargo, alguien con conocimientos básicos de armonía tonal también puede empezar a improvisar, usando la guía adecuada. 

En este enlace puedes ver los contenidos de mi curso online de armonía moderna. Tómate la libertad de explorar los temas y ver las lecciones gratuitas.

Oído musical entrenado

Este es quizás el requisito más importante para poder improvisar. El arte de la improvisación requiere de que el músico tenga claras las ideas musicales en su cabeza y sepa cómo debe sonar cada nota aún antes de ejecutarla. 

Esta habilidad es resultado de un entrenamiento del oído musical. Con los ejercicios adecuados y práctica, el oído del músico va aprendiendo poco a poco a identificar diferentes notas, escalas y fragmentos melódicos. Esto le da las herramientas para poder identificar las notas que "suenan en su cabeza" y así crear melodías manera espontánea.

Una manera de aprender a improvisar es usando un método basado en el desarrollo del oído y usando pocas notas en un principio. De esta manera, el alumno puede ir creando música siguiendo a su oído sin necesidad de aprender decenas de escalas y acordes.

Este método también tiene la ventaja de que no requiere un nivel técnico alto, pues no se necesitan tocar demasiadas notas, sino solo enfocarse en pequeños grupos de 3 o 4 notas.

Si te interesa aprender sobre este sistema de improvisación para principiantes, te invito a que veas mi curso online de Improvisación para todos los instrumentos. ¡También encontrarás lecciones gratuitas!

guitar solo

Aquí te dejo un video sobre una de las técnicas empleadas en el curso: el uso de notas de paso. ¡Que lo disfrutes!

Tacones Rojos, piano cover

Tacones Rojos, piano cover de Sebastián Yatra

 El piano cover de esta ocasión es la famosa canción del cantante y compositor colombiano Sebastián Yatra, Tacones Rojos.

Tacones rojos
Esta es una canción muy pegajosa publicada en 2021. Ha estado en los primeros lugares de países como España, Colombia, Argentina, México, Ecuador y varios más. Tiene además una versión a dueto con el cantante estadounidense John Legend, que también ha sido bien recibida.

Musicalmente, el tema se basa en una progresión armónica muy común, pero que suena muy bien: 
ii V iii vi

Esto hace que se pueda adaptar de diversas formas. En el caso de este piano cover, decidí disminuir la velocidad de la canción. El tema original es más rítmico, sin embargo, decidí hacerlo más cadencioso para llevarse mejor en el piano.

En el arreglo de piano se usan principalmente acordes de 7a y 9a, así como variaciones de acordes usando cuartas. Esto le da un sonido muy particular a la armonía. 

Aquí mi piano cover de Tacones Rojos.

La impedancia y la potencia en audio

 ¿Qué es la impedancia eléctrica?

Uno de los conceptos más confusos en el mundo del audio, es el de la impedancia. La impedancia es un término de circuitos eléctricos y se refiere a la oposición al paso de la corriente eléctrica. 

La impedancia se da en circuitos de corriente alterna (AC), mas no en los de corriente directa (DC). Como la señal de audio es corriente alterna, los circuitos de audio presentan impedancia.

altavoz

La impedancia se representa con la letra Z y se mide en Ohms (Ω). Muchas veces se confunde con la resistencia eléctrica, que también se mide en Ohms, sin embargo son dos conceptos diferentes.

La diferencia básica entre impedancia y resistencia es que la resistencia no depende de la frecuencia, mientras que la impedancia sí. Es decir, la impedancia cambia con los graves o agudos de una señal de audio.  

Alta y baja impedancia

La impedancia la encontramos principalmente en las entradas de audio. Es decir, cualquier entrada de audio presenta cierta impedancia. En general, hay dos rangos de impedancia en los equipos: alta y baja impedancia. 

La alta impedancia (Hi-Z) es de más de 10,000 Ω, y se da en entradas para guitarras o bajos eléctricos. Los amplificadores o pedales de guitarra son diseñados con alta impedancia debido a que las pastillas de dichos instrumentos también son de alta impedancia. También algunas interfaces de audio tienen este tipo de entradas (ver imagen).

interfaz de audio
Entrada de baja impedancia (izq.) y de alta impedancia (der.)

Por otro lado, las entradas de baja impedancia (de 100 a 1000 Ω aprox.) las encontramos en las entradas de micrófono de las mezcladoras de audio. Esto se debe a que la mayoría de micrófonos modernos son de baja impedancia.

Como vemos, si la fuente es de alta impedancia (guitarra eléctrica), entonces se debe conectar a una entrada de alta impedancia. Si la fuente es de baja impedancia (micrófono), se debe conectar a una entrada de baja impedancia. 

Cabe mencionar que la diferencia de impedancia no cambia la calidad del audio, pero las señales de alta impedancia son más propensas a captar ruido electromagnético.
 

Altavoces y potencia

Los altavoces también son elementos que presentan una impedancia. Se le llama impedancia nominal y los valores más comunes son 4, 8 y 16 Ω. Se le llama nominal porque, como ya vimos, la impedancia varía con la frecuencia, entonces, la impedancia nominal es un valor fijo que se establece para mayor facilidad.

La impedancia está relacionada con la cantidad de potencia que consume un circuito. A mayor impedancia, menos potencia y a menor impedancia, mayor potencia. La potencia, que por cierto se mide en Watts (W), simplemente nos indica la cantidad de energía que consume un sistema. 

Esto tiene cierta relación con la cantidad de sonido (dB SPL), pero no es una garantía. Es decir, un sistema de 300 W ¡no suena necesariamente más fuerte que uno de 100 W! El único hecho es que un sistema de 300 W consume más energía eléctrica que uno de 100 W.

La cantidad de sonido o presión sonora que genera un altavoz depende en gran medida de su eficiencia. Así que, podríamos tener dos altavoces de 100 W cada uno, pero el más eficiente producirá más dB SPL, ¡aunque ambos sean de la misma potencia!

Es un caso similar a las lámparas ahorradoras. Una lámpara de LED de 5 W puede alumbrar lo mismo que un foco incandescente de 75 W. La cantidad de luz es similar, pero los LED consumen menos potencia. 

En conclusión, dejemos de pensar que más potencia suena más fuerte. No siempre es así.

Aquí un video que explica un poco más estos conceptos.


Wonderwall, piano cover de Oasis

Wonderwall, de Oasis 

 La canción Wonderwall, del grupo británico Oasis, fue la canción que los catapultó a la fama mundial en 1995. 

Wonderwall
Portada del sencillo Wonderwall

La canción fue escrita por Noel Gallagher, y es parte del álbum (What's the story) Morning glory?. Esta canción alcanzó el primer lugar de popularidad en países como Australia, Canadá, Nueva Zelanda y los Estados Unidos; así como el top-ten en muchos otros países de Europa. 

El mismo Gallegher comenta que la canción habla de un amigo imaginario que va a venir a salvar a uno mismo. 

Musicalmente, el tema es sencillo pero fresco. La voz de Liam Gallagher es parte fundamental del sello de la canción original, así como la guitarra acústica. 

En términos armónicos, destaca que solo se usan 2 progresiones de acordes, la de los versos y la del coro. No tiene puentes ni otras secciones contrastantes, sin embargo, el tema se escucha muy completo y balanceado. 

Los acordes originales son triadas básicas, acordes suspendidos y de novena añadida (add9), sin embargo, en esta versión de piano decidí usar también acordes de séptima, para darle un sonido más suave al arreglo. 

La canción original está en F#m, sin embargo, para este piano cover decidí transportarla medio tono a Gm.  Esto debido a que sentí que la melodía en F# brilla un poco menos en el piano que en Gm.

Esta es una gran canción, que tiene una melodía con la suficiente fuerza para poder ser arreglada en diversos estilos. Aquí está mi arreglo de piano solo de este tema de Oasis, Wonderwall. 

¿Qué es la latencia en el audio?

 ¿Qué es latencia?

En el mundo del audio, nos encontramos con un término frecuente pero no siempre comprendido: la latencia.

Latency

La latencia es un retraso que se genera debido al procesamiento digital de señales (DSP). Un ejemplo práctico es cuando tocamos un instrumento virtual (VSTi) en una DAW (Pro Tools, Logic Pro, FL Studio, etc.). Cuando tocamos una nota, el sonido no se genera inmediatamente, sino que tarda un tiempo en hacerlo y entonces lo podemos escuchar. Este retraso es la latencia y se suele medir en milisegundos (ms).

Si la latencia es alta (más de 20 ms), puede ser muy desconcertante para el músico, pues sentirá que el instrumento "no responde" adecuadamente a su ejecución. Por otro lado, una baja latencia (menos de 5 ms) no suele ser perceptible para los músicos y pueden interpretar de manera normal su instrumento. 

Los cantantes también pueden pasarla mal con altas latencias, pues si se monitorean a través de un sistema digital (por ejemplo, una DAW), entonces escucharán su voz retrasada, lo cual puede distraerlos mucho.

Esta latencia no está relacionada con la velocidad del sonido o cuánto tarda en viajar la onda sonora a nuestros oídos. Más bien depende de la velocidad de procesamiento de la computadora o equipo de audio. 

Para entender mejor este fenómeno, veamos lo que pasa al tocar una nota en un instrumento virtual.


¿Por qué se genera la latencia?

Cuando tocamos una nota, el instrumento virtual va generando audio digital en forma de cadenas de bits (ej. 10010101 11010100, etc.). Entonces, el CPU de la computadora va procesando estos grupos de bits en bloques. 

Para esto, el sistema "almacena" dichos bloques en una memoria temporal llamada buffer. Una vez que el buffer se llena, entonces todo ese bloque de bits pasa al convertidor digital-análogo (DAC) y puede salir por los altavoces o audífonos en forma de audio analógico. 

Este buffer no puede quedar vacío, pues de hacerlo, no habría datos para generar audio y se escucharían silencios abruptos o "clicks" en el audio. Por lo tanto, el CPU debe procesar los bits suficientemente rápido para siempre tener datos en el buffer.


¿Cómo ajustar la latencia?

El tamaño del buffer es crucial para controlar la cantidad de latencia. La medida de un buffer suele ser el número de muestras o samples que puede almacenar. Por ejemplo: 64, 128, 256 o 512 muestras.

Si el buffer es grande (512 muestras o más), el CPU tendrá más tiempo para procesar el audio, podrá trabajar de manera menos forzada y se reducirá el riesgo de vacíos o clicks. Sin embargo, un buffer grande generará más latencia.

Por otro lado, un buffer pequeño (64 muestras o menos), nos puede brindar latencias muy bajas, pero el CPU tendrá que trabajar al máximo para mantener los datos necesarios y evitar caídas del audio. No todos los CPUs son capaces de esto. Además, estas condiciones harán que la computadora se caliente más y que requiera más energía.

Como vemos, no existe una solución perfecta. El mejor resultado será un compromiso entre latencia aceptable y capacidad del CPU. Entre más potente sea la computadora, podremos tener menor latencia. Pero si el CPU no es muy potente, entonces tendremos que conformarnos con latencias mayores. 

Por lo general, el usuario puede ajustar el tamaño del buffer en las preferencias de audio de la DAW. La idea es hacer pruebas reduciendo el tamaño del buffer lo más que se pueda, hasta que la DAW nos mande un mensaje de advertencia de que el CPU ya no alcanza a trabajar tan rápido. Esto también dependerá de la cantidad de plugins o procesadores que estemos usando en ese momento.

También es común hacer ajustes según lo que estemos trabajando. Por ejemplo, cuando grabamos, necesitamos la menor latencia posible para que los músicos se escuchen mejor. En estos casos, podemos usar el buffer lo más pequeño que soporte el sistema y se recomienda no usar demasiados plugins.

Sin embargo, cuando estamos mezclando o masterizando no necesitamos latencias tan bajas. En estos casos, podemos agrandar el buffer para que el sistema soporte más procesadores, que es algo necesario al mezclar. 


¿Existen sistemas sin latencia?

Es importante aclarar que la latencia es un efecto de todos los sistemas de audio digital. Incluso una mixer digital profesional genera latencia. Sin embargo, está diseñada para reducir la latencia al mínimo. 

Por otro lado, los sistemas analógicos NO presentan latencia. Debido a esto, muchas interfaces de audio suelen tener la opción de "monitoreo sin latencia". En estos casos, podemos escuchar el audio analógico que está entrando a la interfaz sin tener problemas de retraso en el monitoreo.

Si te interesa aprender más sobre audio digital o el uso de DAWs (Digital Audio Workstation) para producir música, checa mi curso online de Introducción a las DAWs con REAPER. Puedes ver más información y lecciones gratis aquí.

curso de reaper
Curso online de DAWs y REAPER