Tutorial de piano: Minueto de Bach en G mayor

Johann Sebastian Bach (1685 - 1750) fue un compositor alemán del periodo barroco de la música. La música barroca se caracteriza por tener una gran cantidad de adornos y de notas musicales. También fue un periodo en el que se desarrolló la polifonía en gran manera. Esto es, la manera de combinar diferentes notas de una manera armoniosa.

Bach
J. S. Bach

Bach es considerado por muchos como el mejor compositor de todos los tiempos. Su obra es enorme y la complejidad de sus trabajos es admirable, incluso para los más virtuosos instrumentistas. Bach desarrolló al máximo el contrapunto y la fuga, estilos musicales en los que varias melodías diferentes deben sonar al mismo tiempo ¡y sonar bien juntas!

La mayoría de las obras de Bach son música para Dios y servicios eclesiásticos. Fue un virtuoso organista y también maestro de capilla, en donde se encargaba de dirigir el coro (también era cantante) en las ceremonias religiosas y componer obras para tales propósitos. 

Fue un músico muy completo y prolífico. A pesar de su genialidad, también compuso pequeñas obras muy sencillas para el teclado (aún no existía el piano en esos tiempos), pero que son muy bellas y muestran una pequeña parte de su gran talento.

Aquí un pequeño minueto (música de danza ligera) del gran maestro Bach, en versión de tutorial para piano.


Evaluando el volumen de tus tracks al masterizar con Loudness Penalty

Si estás produciendo música con la idea de subirla a las principales plataformas de streaming (Spotify, YouTube, Amazon, TIDAL, etc.) ¡esta información es vital para ti!

Desde hace algún tiempo, las plataformas de streaming decidieron realizar la normalización de sonoridad (loudness) en sus contenidos. La sonoridad es lo que coloquialmente conocemos como "volumen". Esta situación se debió a que los usuarios no estaban a gusto con las diferencias de volumen entre un video y otro o entre una canción y otra.

Loudness Penalty
Ventana del plugin Loudness Penalty

El origen de esto está en que, en los tiempos de los discos y CD's, nunca hubo un estándar que normalizara el volumen de cada álbum. Esto se debía a que no había procesos que permitieran medir la sonoridad de manera efectiva. La sonoridad es un efecto psicoacústico, lo que significa que es subjetivo y esto hacía el proceso aún más difícil.

Por esa falta de estándares fue que se dio la llamada "Guerra del volumen" o "Loudness War". Esto se refiere a la tendencia general de querer que un álbum o tema suene lo más fuerte posible. Los productores musicales tenían este objetivo en mente, pues un track con más volumen da la impresión en primera instancia de sonar mejor que otro con menor volumen.

Sin embargo, esto no es del todo cierto. Si ajustamos los volúmenes de ambos tracks para que suenen similares, nos encontraremos que el track que tenía menos volumen se percibe con mejor calidad y mayor impacto. Lamentablemente, este fenómeno fue desconocido (¡y sigue siendo!) por la mayoría de productores y se llevó a cabo una carrera por sacar álbumes cada vez más fuertes. Esto llegó a un grado en el que la distorsión generada ya es muy severa.

Por este motivo podemos encontrar una gran diferencia en los volúmenes de diferentes canciones o álbumes. Esto debía tener una solución, ¡y las plataformas de streaming lo lograron!


Fin de la guerra del volumen

A mediados de la década pasada se empezaron a estandarizar sistemas de medición de la sonoridad alrededor del mundo. Este sistema utiliza las llamadas Unidades de Sonoridad de Escala Completa, mejor conocidas como LUFS (Loudness Units Full Scale). Esta unidad permite medir de una manera muy acertada el nivel de sonoridad promedio percibido por una persona.

Así, compañías como Google empezaron a implementar un nivel estándar de LUFS para conseguir que los videos reproducidos en YouTube sonaran con un volumen más o menos constante, sin importar si el video original era demasiado fuerte o no.

Junto con Google, otros servicios de streaming empezaron a implementar algo similar. En la actualidad, prácticamente todas las plataformas manejan un estándar de sonoridad, que para los que gustan de datos técnicos, es de -14 LUFS.


Loudness Penalty

Esto nos lleva a una gran herramienta gratuita y disponible para todos: Loudness Penalty de la compañía MeterPlugs. Esta herramienta te permite cargar un archivo de audio (wav o mp3) y analizar en segundos si dicho track tendrá alguna "penalización de volumen". Esto significa que podrás saber de una manera muy confiable si el volumen de tu track será reducido cuando se reproduzca en cierta plataforma, si la plataforma lo dejará intacto o si le aumentará el volumen automáticamente.

De esta forma, puedes hacer pruebas para saber si vale la pena crear tracks con mayor sonoridad o no. También te permite tomar decisiones en cuanto a la masterización, pues si tu track tiene una gran penalización, significa que sonará mucho más bajo de lo que lo estás masterizando.

Actualmente las plataformas soportadas en Loudness Penalty son: YouTube, Spotify, TIDAL, Amazon, Pandora, Deezer y Apple. En el caso de Apple, el resultado es solo una aproximación, pues Apple no ha dado a conocer exactamente cuál es el estándar de sonoridad que utiliza. Sin embargo, en todas las demás plataformas el resultado es muy acertado. MeterPlugs planea agregar nuevas plataformas en el futuro conforme vayan haciendo público su estándar de sonoridad.

Si prefieres monitorear todo esto dentro de la sesión en tu DAW, tienes la opción de comprar la versión plugin (AAX, AU, VST) de Loudness Penalty. Incluso puedes pedir un descuento educativo si eres estudiante o profesor de alguna escuela de audio o música.

Sin duda Loudness Penalty es una herramienta esencial en estos tiempos y te permitirá mejorar la calidad del audio de tus contenidos en las plataformas. ¡Así que adelante, corre a usarla!

Si quieres aprender más sobre niveles de audio y masterización en general, puedes tomar mi curso online de masterización, o alguno de mis otros cursos de audio y producción musical ¡aquí!


How to use a 3-band equalizer

Basic analog audio mixers (or DJ mixers) have limited equalization options. Many of them only have a treble and bass control, which are known as shelving equalizers. In other cases, there can be a third knob for the mid frequencies. 

Mixer
Mixer with 3-band EQ (green knobs)

This kind of 3-band equalizer is good for its simplicity, but unfortunately, it's not very good for professional applications. When you are mixing several instruments or microphones, you have to adjust specific frequencies and this basic EQ is not the right tool for the job.

Anyway, sometimes that EQ is all you have and you'll need to do your best. In this video, I show you an alternative way to use a 3-band EQ. With this technique you can get different EQ curves using only the 3 available bands. 

Enjoy!



Piano cover: El breve espacio en que no estás

Esta semana ha sido publicado en YouTube el video de mi nuevo cover de piano. En esta ocasión se trata de un tema muy hermoso del cantautor cubano Pablo Milanés: El breve espacio en que no estás.

Milanes
Pablo Milanés

Pablo Milanés es uno de los fundadores de la "nueva trova cubana". Su música es una excelente combinación de poesía y sonido.

Ha estado activo en la industria de la música desde 1965, también ha sido ganador del premio Grammy y es una leyenda de la música latinoamericana. 

Esta canción está llena de nostalgia tanto en la melodía como la letra. Es una de mis melodías favoritas y por eso decidí hacer este tributo. ¡Que la disfruten!


¿Qué es la Acústica?

En el mundo del sonido y del audio es común encontrarnos con el término acústica. En esta ocasión vamos a explicar de una manera breve qué es la acústica. 

Acustica
Cámara anecóica para análisis acústicos

Técnicamente, la acústica es la rama de la física que se encarga del estudio de las vibraciones. El sonido es generado por vibraciones, por lo tanto la acústica tiene una relación directa con el estudio del sonido. Sin embargo, hay otras áreas que también son parte de la acústica. Vamos a ver cuáles son las más importantes. 


Acústica Arquitectónica

Esta es una de las áreas más populares de la acústica. La mayoría de personas se refiere a esta área cuando habla de acústica en general. Como el nombre lo indica, la acústica arquitectónica es la rama que se encarga de estudiar el comportamiento del sonido dentro de algún espacio habitable, o de manera más general, dentro de un recinto

Existe una gran variedad de recintos, por ejemplo: un auditorio, un estudio de grabación, una sala de ensayos, sala de ópera, una habitación, etc. 

La acústica arquitectónica busca optimizar la manera en que el sonido será tratado para cualquiera de estas aplicaciones. Gracias a las soluciones que ha dado la acústica arquitectónica, podemos encontrar salas de cine, salas de concierto e infinidad de otros recintos en donde el sonido se puede apreciar de manera excelente. 

Por otro lado, hay muchísimos recintos (tristemente, la mayoría) en donde la falta de diseño acústico y tratamiento adecuado provocan una muy pobre experiencia sonora. 

La acústica arquitectónica también es muy valiosa en estudios de grabación, de mezcla, masterización y recientemente, estudios caseros (home studios). Un buen tratamiento acústico ayuda a los operadores, músicos y productores a tomar mejores decisiones cuando evalúan auditivamente su trabajo. 

Estudio
Estudio de grabación con tratamiento acústico adecuado.


Acústica Musical

Esta rama menos conocida, se encarga de estudiar el comportamiento de los instrumentos musicales acústicos y electroacústicos. El estudio de toda la gama de instrumentos musicales existentes, ha permitido el desarrollo de nuevos instrumentos o de herramientas tecnológicas más avanzadas para el productor musical moderno. 

Por ejemplo, gracias a estos conocimientos acústicos, ha sido posible crear instrumentos virtuales muy realistas, utilizando tecnologías como la del modelado físico así como otras formas de síntesis y sampling avanzadas. 

La acústica musical también abre la puerta a la creación de nuevos instrumentos musicales acústicos, así como el conocimiento para obtener mejores formas de grabación o mezcla.


Control de Ruido y Vibraciones

Esta rama de la acústica (también conocida como acústica ambiental) se encarga de estudiar la contaminación en forma de ruido y las formas para controlarlo. 

Ésta es un área con mucha demanda a nivel industrial, por ejemplo, en la industria automotriz, aeronáutica, construcción, etc. Gracias a las investigaciones en esta área de la acústica, es posible tener soluciones en la emisión de ruido de máquinas y motores. Esto lo podemos ver desde computadoras silenciosas o sistemas de aire acondicionado, hasta automóviles y aviones que pueden generar mucho menos ruido que hace algunos años.

Otra parte importante en esta rama es el control del ruido en zonas residenciales, escuelas, hospitales y otros lugares que se rigen por normas en sonido. Para esto, es importante el uso de personal y equipo especializado que puedan medir los niveles de sonido y cerciorarse que las normas correspondientes se cumplan. 

Esta rama también es muy importante en el diseño de espacios relacionados con la música. Por ejemplo, para el diseño de un auditorio, estudio de grabación o sala de ensayos, es vital tener un control adecuado del ruido, tanto del que puede entrar al recinto, como del que pueda salir.

Sonómetro
Sonómetro para medir decibeles (dB)

Psicoacústica

 La psicoacústica es una de las ramas más importantes cuando se trabaja en mezcla y sonido envolvente (surround). Esta rama estudia la manera en que nuestro cerebro interpreta los estímulos acústicos y genera la percepción de sonido. 

Debido a que todos escuchamos de una manera única y diferente, la psicoacústica busca encontrar similitudes en cuanto a rangos y maneras de escuchar el sonido desde el punto de vista psicológico. 

Esto es muy importante, puesto que físicamente el sonido tiene ciertas características físicas y objetivas, pero psicológicamente es percibido de una manera muy particular por cada persona. Por ejemplo, el determinar si un sonido es muy tenue o suena muy fuerte es una característica subjetiva y por lo tanto, parte de la psicoacústica.

Gracias a los estudios de psicoacústica podemos entender cómo hacer grabaciones y mezclas estéreo, surround, cómo crear ciertos efectos sonoros, etc. Entre las aplicaciones más recientes de la psicoacústica tenemos el sonido 3D que podemos escuchar usando solo audífonos. Sin duda esta es una rama que aún tiene mucho por descubrir y aplicar.


Éstas son las ramas más importantes dentro de la acústica. Cómo podemos ver es una ciencia que tiene un campo de acción muy amplio e interesante. 

Si quieres aprender más sobre Acústica aplicada, sobre todo para mejorar la acústica de tu estudio personal, puedes tomar mi curso online. Más info aquí
Curso en linea de acústica
Curso en línea de Acústica


Banana go-go!

Esta es mi nueva producción musical, se trata de un tema original llamado Banana go-go. Es una canción divertida en la que el reto es tocarla ¡sin despegar el dedo del teclado! 

banana


Aquí el video de YouTube en donde se puede ver cómo se toca en la parte final. También está disponible en plataformas de streaming. 


Es una canción producida por Marco Galván para BlueVine Music.

Cómo elegir una PC para producir música

Cuando empezamos en el mundo de la producción musical, una de las dudas más comunes es saber qué tipo de computadora (PC o Mac) es la recomendada para poder trabajar adecuadamente. 

PC

En este artículo buscaremos resolver las dudas más comunes sobre este polémico tema, sobre todo para los principiantes. (Actualizado en marzo de 2021).

¿PC o Mac?

La primera pregunta que debemos resolver es si necesitamos una computadora Apple, una PC con Windows o bien alguna opción para Linux. 

Lo primero que debemos aclarar es con respecto a Linux. Definitivamente Linux es un sistema muy interesante en muchos sentidos, sin embargo en términos de producción musical, el ecosistema Linux se encuentra bastante limitado en comparación a una PC o Mac. 

La primera limitación está en las DAW (Digital Audio Workstation) disponibles para trabajar en Linux. Hay algunas buenas opciones, como Mixbus o Bitwig; sin embargo las opciones de intrumentos virtuales, plugins, librerías, etc. se aleja bastante de la variedad que ofrecen los otros sistemas. Además de esto, la configuración y compatibilidad de hardware suele ser más compleja.

Por esta razón, nuestra primera recomendación es evitar sistemas Linux para trabajar producción musical, a menos que seas todo un geek de la programación y te apasione Linux, definitivamente esta no es buena opción para los principiantes.

Computadoras Apple

Las Mac sin duda son una gran opción para trabajar producción musical a nivel principiante o profesional. Entre las principales ventajas tenemos:

  • Su sistema operativo. El sistema MacOS es uno de los más estables y seguros. Si bien puede fallar, como cualquier otro sistema, la verdad es que es muy confiable, limpio y suele evitarte bastantes problemas, como virus, archivos corruptos y demás. El sistema MacOS también fue creado para trabajar con audio de manera muy eficiente (usando su tecnología Core Audio), por lo que es una gran opción para aplicaciones profesionales demandantes.
  • El hardware nativo. Todas las computadoras Apple cuentan con un hardware bastante bueno para reproducir e incluso grabar audio. Puedes trabajar con las salidas integradas de tu Mac sin necesidad de comprar una interfaz de audio y la calidad de sonido será bastante buena. Definitivamente necesitarás una interfaz para trabajos más demandantes, pero si estás empezando, esto no es una obligación.
  • Software nativo. Todas las Mac tienen incluido el programa Garageband, el cual es una DAW muy amigable que te permite empezar a trabajar sin la necesidad de adquirir algún otro programa. Para los usuarios que requieren algo más avanzado, Apple cuenta con Logic Pro, una de las DAW más populares y poderosas. Si has aprendido a usar Garageband, tu transición hacia Logic Pro no será complicada
Además de esto, prácticamente todas las DAW más populares están disponibles para Mac. Definitivamente las computadoras Apple son una gran opción para empezar en el mundo de la producción musical.

Sus desventajas suelen ser el costo más elevado de los equipos en comparación a una PC Windows. Sin embargo, con la nueva generación de computadoras M1 que Apple está lanzando, los costos son mucho más competitivos y bien vale la pena considerar una Mac.
Macbook pro
Macbook Pro M1

Windows PC

Las computadoras Windows PC son las computadoras más populares del mundo. Si bien es cierto que al principio no eran buenas candidatas para trabajar con audio, ya desde hace varios años han mejorado en este aspecto y son una muy buena opción tanto para el principiante como para el profesional. 

Los puntos que nos pueden ayudar a decidir si una PC es nuestra mejor opción son:
  • La DAW de nuestra preferencia. Aunque la mayoría de DAWs corren en Mac y PC, algunas de ellas solo funcionan en PC. Este debe ser el primer punto a considerar para elegir una computadora. 
  • Nuestro presupuesto. Las PC pueden ser más económicas en su modalidad básica. Hay que examinar con cuidado este rubro, pues una PC adecuada para audio suele tener un costo más elevado que una PC básica para uso escolar o de oficina. 
  • Sistema operativo. Windows es un sistema que ha mejorado bastante en los últimos años. Si tu eres amante de Windows o te sientes cómodo con este sistema, definitivamente puedes seguirlo usando como base para tus programas de producción musical.
PC
Windows PC

Especificaciones técnicas

Si estás evaluando la capacidad de una PC para trabajar con audio y música, te recomendamos las siguientes características mínimas que debe tener la computadora:
  • Windows 10. Definitivamente es la versión más estable y recomendada para la mayoría de programas. Si bien es cierto que algunas DAW pueden correr con versiones más antiguas de Windows (incluso hasta Windows XP!!!), lo recomendado es contar con la versión 10 instalada y actualizada.
  • Procesador Intel Core i5 o AMD Ryzen. Esta es una parte fundamental, pues el procesador realiza las operaciones de procesamiento de audio. Un procesador de poca capacidad hará que todo tu trabajo sea demasiado lento y frustrante (¡o que la computadora se trabe en el intento!). Siempre será mejor tener un procesador más avanzado, por ejemplo un i7, sobre todo cuanto más complejas sean tus producciones. Sin embargo, con estos procesadores mínimos puedes realizar un buen trabajo general sin problemas.
  • 8 GB RAM. La RAM te permite tener varios programas y plugins (procesadores de audio o instrumentos virtuales) corriendo al mismo tiempo. Algunas DAW pueden funcionar con solo 4 GB de RAM, sin embargo es recomendable tener al menos 8 GB para trabajar con comodidad. Conforme tus proyectos se vayan haciendo más complejos, tendrás que aumentar la RAM a 16 GB, 32 GB o ¡incluso más! Pero esto lo irás detectando con la experiencia.
  • Espacio libre en disco de 10 - 40 GB. El almacenamiento te permite guardar más de proyectos en tu computadora. Además de esto, cada DAW requiere de cierto espacio para poder instalarse. En este sentido hay mucha variedad, pues depende también de las librerías de sonido que incluya tu DAW. Algunas DAW incluyen librerías de sonidos de ¡más de 100 GB! por lo que debes checar el espacio recomendado por el fabricante. En este punto vale la pena mencionar que es muy recomendable usar almacenamiento SSD (drives de estado sólido) en lugar de discos duros. La velocidad de transferencia de un SSD es mucho más rápida que cualquier disco duro y hace que los programas de audio trabajen de manera excelente.
A diferencia de las computadoras Apple, el hardware de audio típico de una PC no suele ser de gran calidad. Por este motivo es prácticamente obligatorio hacerte de una interfaz de audio para poder trabajar adecuadamente desde el principio. Asegúrate que tu interfaz cuente con controladores ASIO para obtener un funcionamiento correcto y audio de gran calidad. 

Como puedes ver, hay muchas opciones para encontrar una buena computadora y empezar a crear música. Muchas veces no es necesario hacer gastos exorbitantes en un principio. Es mejor empezar con un equipo básico pero de buena calidad e ir incrementando las capacidades de la computadora conforme nuestro nivel de exigencia y necesidades aumenten.